martes, 3 de abril de 2012

WINGS OF WAR - 02/04/2012


¡Vaya semanita de jugar que llevo, no me lo creo! Y es lo que tienen las vacaciones (bueno yo no tengo pero como si las tuviera), que se planta la gente en casa y... a jugar! En esta ocasión mi cuñaaaaao se trajo el Wings of War bajo el brazo; y se lo agradezco un montón pues tenía unas ganas tremendas de probarlo.

Este es un juego para dos jugadores, aunque podrían jugar más, pero en mi círculo de jugones queda descartado de partida. Además la temática es de la línea pura de mi cuñaaaao; es decir, juegos de guerra. Con este ya son cuatro juegos de guerra a los que jugamos; Risk (en la Play que está muy bien), el Memoir44 (en PC y tablero), el Marea de Acero (para el veraneo) y el Wings of War.

Os cuento un poco de qué va ya que es muy diferente a todo lo que hemos jugado. Para empezar no tiene tablero, por lo que se puede jugar prácticamente como se quiera. Jose escogió un escenario muy simple en el que participan solo 4 aviones, dos por cada bando, a pesar que se había traído varias ampliaciones.


Se colocan ambos aviones en el borde de la mesa pegado a cada jugador y luego cada jugador escoge 3 cartas que permiten hacer acciones diferentes (giros, loopings, paradas...). Las cartas tienen una línea azul que define la trayectoria y una flechita que indica donde acaba el avión y en qué dirección. Para jugar los jugadores van levantando cartas a la vez, de forma que todos los aviones se mueven a la vez por cada una de las 3 cartas.

Para jugar una carta hay que poner la carta haciendo coincidir la trayectoria con la flechita del extremo de la carta del avión y luego mover el avión donde acaba la trayectoria.


De este modo los aviones van moviéndose físicamente por "el tablero" (en mi caso la mesa) hasta que alguno se acerca lo suficiente para poder disparar a otro avión. En ese momento se utiliza una ficha especial que mide la distancia entre los aviones y dependiendo de lo cerca que estés, el avión impactado coge una o dos cartas de evento.


Las cartas de evento tienen números que se van sumando y cuando alcanzan el máximo indicado en cada carta del avión, es derribado. Las cartas también limitan las acciones de los aviones. Las hay que afectan al timón impidiendo que puedas girar a la dcha o a la izqda, otras que incendian el motor, otras que encasquillan la ametralladora... en fin, muy realista. Cuando un avión recibe una limitación de estas lo pasas realmente mal.

La única pega que le veo al juego (por decir algo) es que depende muchísimo de la honestidad de los jugadores, ya que las cartas no se enseñan y depende de los jugadores hacer o no trampas.

Por si todo lo anterior fuera poco, los aviones reflejan la realidad de la época, de tal forma que dependiendo del avión unos giran más cerrado, otros avanzan más, algunos hacen eses... la bomba!

Y aún hay más (pero no lo he probado). También existen misiones de fotografía y bombardeo y... de lo que quieras porque aquí la limitación es la imaginación.

Para variar, como en las últimas partidas, tuve que dejar la partida a medias en lo más emocionante. Uno de mis aviones tenía 13 puntos de daño, el timón averiado y la ametralladora encasquillada por 3 turnos. Mi otro avión estaba ileso y perseguía implacable a uno de los aviones de Jose.

Jose tenía los dos aviones tocados. Uno de ellos no podía girar hacia un lado y el otro andaba muy maltrecho. Además se avecinaba un enfrentamiento de al menos el mío "bueno" contra los dos suyos. No sé qué habría pasado, pero de verdad que estaba emocionante.

Muy recomendable, no ocupa nada a pesar de las cajas y muy muy fácil de aprender y jugar. Gracias cuñaaaao.

Detallito del panel de cada jugador



1 comentario:

  1. Pues mira, yo nunca le había prestado atención a este juego, pero después de leer tu reseña ya me pica el gusanillo.
    Otro juego más para la colección. (Si es que no paramos!)
    Saludos

    ResponderEliminar